viernes, 18 de marzo de 2011

FIFA_ El renacer de la liga femenina inglesa

(FIFA World) Jueves 17 de marzo de 2011

Julie Fleeting of Arsenal celebrates scoring the first goal during the Women's FA Cup Semi Final match between Chelsea and Arsenal.

El rotundo éxito de la Liga inglesa, tanto social como económico, ha hecho quizá más difícil el afianzamiento del fútbol femenino en Inglaterra que en otros países. Desde su fundación en 1992, los medios y la afición han prodigado toda su atención a la Liga inglesa, algo que, por supuesto, resulta fabuloso para el fútbol masculino, pero deja solo migajas para el balompié femenino. Es evidente, en Inglaterra, el arte del fútbol aún se considera un dominio masculino.

Aunque la Asociación de Fútbol de Inglaterra (FA) se ha convertido en la abanderada del fútbol femenino, en el pasado fue una de las principales promotoras de esta arraigada cultura machista. Entre 1921 y 1971 esta organización proscribió a las mujeres de la liga aduciendo: “El fútbol es un deporte no apto para mujeres, y por tanto no se debería incentivar su práctica”.

El balompié femenino inglés aún tiene mucho camino por recorrer, pero ya ha dado sus primeros pasos; esta vez, con el respaldo incondicional de la FA. En 2002, el fútbol superó al netball y se convirtió en el deporte femenino más popular de Inglaterra. En la actualidad hay más de 150,000 jugadoras registradas en el país.

El siguiente gran paso se dará en abril cuando la Liga femenina de la FA reemplace la División Nacional de la Liga inglesa femenina. No se trata simplemente de cambiar el nombre de la primera división, sino de introducir un nuevo concepto de funcionamiento para los clubes femeninos más importantes.

“Analizamos el fútbol femenino y creamos una nueva estrategia. Los equipos juveniles y de mayores tuvieron un buen desempeño en los torneos más importantes, pero todo el mundo decía que la liga femenina tenía dificultades. El balompié femenino no tiene bases sólidas para avanzar y llegar a donde queremos”, declaró la Jefa del fútbol de la FA y miembro de la Comisión del Fútbol Femenino de la FIFA Kelly Simmons.

Aprendiendo del pasado
Con el sistema anterior se presentaron muchos problemas. Con frecuencia los partidos debían posponerse por mal tiempo. La mayoría de las canchas se compartía con clubes masculinos que no planificaban periodos adecuados de recuperación del terreno. Generalmente los clubes contaban con administradores voluntarios, la mercadotecnia era mínima y el público se reducía a un grupo de 50 o 100 personas. Esta situación dificultaba la venta del producto final a los difusores y perpetuaba la falta de una cobertura adecuada.

Los organizadores de la nueva liga aprendieron del pasado y la primera temporada de la nueva Liga femenina de la FA se disputará entre abril y agosto de 2011, esquivando el frío invernal e incluyendo un receso de nueve semanas entre junio y agosto para dar cabida a la Copa Mundial Femenina Alemania 2011.

Un pequeño grupo de ocho clubes disputará 14 partidos por temporada, cada uno jugando siempre como local y visitante. Cada club tendrá derecho a pagar a un máximo de cuatro jugadoras un salario de más de 20,000 libras. El objetivo es estimular el intercambio de talentos y evitar un gasto excesivo. Algunas de estas jugadoras internacionales inglesas recibirán de la FA un contrato salarial adicional de 16,000 libras, convirtiéndolas en futbolistas profesionales, si bien la mayoría ya es semiprofesional.

Se firmó un convenio con ESPN con el fin de promocionar el fútbol femenino en los medios nacionales que en la actualidad ofrecen una cobertura muy limitada. Este canal televisivo transmitirá cinco partidos en directo durante la primera temporada y 30 minutos semanales de promoción adicional. Hoy día solo se transmiten en directo las finales de copa y algunos partidos internacionales.

Con todas las credenciales
Para poder conquistar un lugar en la liga, los clubes deben contar con un entrenador que posea la licencia “A” de la UEFA.

También sus instalaciones médicas, de entrenamiento y juego deben cumplir con ciertos criterios establecidos para impulsar el desarrollo del fútbol femenino. El rigor de este enfoque ha probado ser un reto para algunos clubes, incluidos algunos de la antigua primera división como el Leeds Carnegie y el Sunderland Women. El Leeds, que terminó cuarto en la última temporada de la liga, no pudo asegurar fondos sufi cientes y el Sunderland, quinto de la última temporada, no pudo crear un plan mercadotécnico y comercial suficientemente sólido.

“Solo pudimos garantizar unas 49,000 libras por temporada, mientras que algunos clubes demostraron que podían conseguir 70,000 libras, una suma que igualará la FA. Fue un duro golpe para el club y afectó a todo el mundo. Pero tenemos que aprovechar la experiencia para crecer como club y volver a intentarlo en dos años, época en que la liga ya habrá superado los problemas iniciales. Este bajonazo puede terminar siendo algo muy positivo”, afirmó el presidente del Sunderland Women, Maurice Alderson.

Aunque el nuevo comienzo implicó algunas decisiones difíciles, Simmons está convencida de que ocho clubes al principio es lo mejor para el futuro de la nueva liga.

“Queríamos mejorar los estándares en muchas áreas desde lo comercial y mercadotécnico hasta la comunicación y el entrenamiento, el sistema de licencias fortalece las bases y nos brinda la oportunidad de crecer deportiva y comercialmente”, puntualizó.

Simmons y sus colegas con frecuencia hablan de sostenibilidad y proyecciones a largo plazo cuando discuten planes. Han investigado ligas como las de Holanda, Alemania, Australia y Estados Unidos con el fin de aprender del éxito y el fracaso en otros lugares.

Han aprendido mucho, especialmente de la franquicia comercial de la liga femenina de EE. UU. La liga femenina estadounidense (WPS), fundada hace dos temporadas, quiso aprender de los errores de su predecesora, la ambiciosa Liga WUSA, que se mantuvo durante tres temporadas antes de quebrar en 2003 con pérdidas de 87 millones de dólares. No obstante, la WPS ha tenido momentos difíciles y tres franquicias han cesado: Saint Louis Athletica, Los Angeles Sol y FC Gold Pride.

Además, el Chicago Red Stars se vio obligado a retirarse de la temporada 2011 por falta de fondos. El campeón de la última temporada, el FC Gold Pride, tuvo muchos problemas para garantizar los altos salarios de superestrellas, como el de Marta, la cinco veces ganadora del título “Jugadora Mundial de la FIFA”. Un problema que la FA espera evitar mediante una estricta política salarial.

Enfoque sostenible
Simmons recalca: “Este es un modelo muy distinto al de EE. UU. Además de los problemas salariales, sus costos de desplazamiento son mucho más altos que los nuestros, dadas las enormes distancias entre los clubes. No queremos crecer tan rápido. Asimismo, hemos creado algunos cargos en la estructura de la liga, primero con el fin de garantizar un entrenamiento completo a nuestras mejores atletas, pero también para promover los clubes en diversas comunidades. Nuestro enfoque es más conservador y sostenible”.

La FA será la propietaria y administradora de la Liga femenina, contrariamente al enfoque primordialmente comercial del órgano de EE. UU. Se han invertido 3 millones de libras en la creación de la liga y su funcionamiento durante dos temporadas.

Una de las críticas más severas a la lucrativa Liga inglesa masculina es que los 20 clubes y los 38 partidos de la temporada no han contribuido a garantizar una exitosa selección. No fue la primera vez que en los medios nacionales se abordó el tema de jugadores agotados tras la eliminación de Inglaterra en los octavos de final del Mundial 2010. A muchos entrenadores les gustaría que tuviera más importancia la actuación deportiva de la selección y que los jugadores no gastasen tanta energía en el campeonato.

En la Liga femenina inglesa no cabe debatir con los clubes temas tan peliagudos como una reducción de las ligas, ya que la FA es responsable tanto del formato de la Liga como de las selecciones nacionales.

Simmons afirma que la FA ha trabajado estrechamente con la entrenadora titular de la selección femenina Hope Powell para garantizar que su plan de partidos sea compatible con el calendario internacional. “Es esencial que nuestra labor con la liga femenina contribuya a consolidar una selección exitosa, ya que son la más alta esfera del juego, son las jugadoras que las chicas esperan emular algún día”, afirma.

Powell afirma estar encantada con la nueva estructura de la liga: “Pienso que es algo muy bueno. No estamos obligadas a competir con el fútbol masculino en cobertura o audiencia. Tenemos nuestro canal y esperamos que, como la liga se disputa en verano, haya más gente que quiera asistir al estadio. Creo que es algo muy bueno y de verdad confío en esta nueva etapa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada